Equipo de organización ágil, la clave está en las personas

En tan solo unos años, el mundo ha experimentado una gran transformación digital que ha afectado a casi todos los ámbitos de nuestra vida. Tanto es así, que también las organizaciones se han visto claramente contagiadas.

Actualmente, se oye hablar mucho de “transformación digital” en las empresas y de los grandes avances tecnológicos que se están llevando a cabo. Pero, ¿es la tecnología lo más importante?

Solemos asociar “transformación digital” con incorporar las últimas tecnologías y, por supuesto que es un aspecto muy importante a tener en cuenta, sin embargo, no podemos subestimar el “rol” que juegan las personas. El reto más ambicioso al que se enfrentan las empresas es, precisamente desarrollar su cultura corporativa con el objetivo de sacar el máximo rendimiento tanto de las tecnologías emergentes como de las nuevas estrategias de negocio (cultura organizacional ágil). En definitiva, el motor del cambio está en las personas. Por eso, es fundamental que todos los integrantes de la compañía, empezando por la alta dirección, se involucren y crean en este proceso de transformación, con un enfoque 360º que afecte a todas las áreas de la empresa.

Para entender el cambio que vamos a afrontar es clave situar, tanto a clientes,  empleados y partners, como a los procesos de negocio, sobre la tecnología.

El éxito de la transformación digital viene determinado principalmente por el grado en que las personas están capacitadas para adoptar activamente el cambio constante como una oportunidad para el crecimiento y la innovación.

“Incluso siendo tan importante para nuestros propósitos, la tecnología es un medio, no un fin”.

Cultura ágil de la organización: nuevas formas de pensar y trabajar

En plena revolución digital, las empresas se han visto obligadas a cambiar su forma de ver el entorno y, por tanto, de trabajar. Por ello, están apostando por metodologías innovadoras como el Design Thinking y “Agile”.

Haciendo más foco en esta última, se podría decir que “Agile” es un conjunto de metodologías (Scrum, Lean Startup, Kanban…) que sirve para desarrollar proyectos de forma más rápida, flexible y eficiente en un mundo cambiante. De esta manera, permite realizar cambios que vayan surgiendo a lo largo del desarrollo y así mantenerse actualizado en todo momento.

Como resultado, las compañías que emplean esta metodología consiguen gestionar sus proyectos de forma eficaz reduciendo los costes e incrementando su productividad.

Por ejemplo, antes si una empresa quería desarrollar un software, tardaba 2 años debido a la rigidez, jerarquía y verticalidad de la organización. Además, cuando salía a la luz no incluía las actualizaciones/avances que habían surgido durante ese periodo de tiempo. La solución era, por tanto, poner “parches” o volver a empezar, lo que suponía un gran coste económico.

 

Metodologia Agile — Sopra Steria

 

Ahora, gracias a estas metodologías ágiles, es posible reducir y optimizar el tiempo de desarrollo, trabajando en coordinación tanto con los departamentos involucrados en el proyecto como con el propio cliente.

Como señalábamos en el apartado anterior, esta nueva forma de trabajar debe ir acompañada del cambio de la cultura para aprovechar todo su potencial y evitar futuros conflictos. Por ello, la visión de la empresa tradicional suele ser incompatible con los principios de la metodología ágil, lo que muestra que sin personas, las herramientas no funcionan.

 







¿Te gustaría recibir nuestros próximos artículos?