La gestión de infraestructuras hacia el everything as a services

El desarrollo actual de la actividad de gestión de infraestructuras tiende hacia la orquestación de todos los servicios (“everything as a service”), lo que permite a las empresas mejorar la eficacia y eficiencia de sus sistemas, reducir el time to market, optimizar los procesos de automatización y, por extensión, mejorar su rendimiento financiero.

El conocimiento de los equipos de infraestructuras está siendo aprovechado para acercarse al núcleo del negocio y acompañar en los procesos de transformación digital, es decir, empieza a afectar a todas las dimensiones de una organización y no solo a la tecnología.

Esto supone abandonar su fase de commodity y alcanzar una siguiente etapa en su evolución histórica y lógica.

 

No hay victoria sin planificación

La comoditización supone trasladar la competitividad desde la calidad de los servicios al precio, pero esto no aporta ningún valor añadido. Salvo en algunos casos como el diseño, la gestión de infraestructuras ha derivado en la administración de procesos recurrentes que, a menudo, se pueden automatizar.

En esta situación, el trabajo del técnico que se encarga de mantener operativos los sistemas a menudo pasa desapercibido para el cliente, que solo es consciente de que no reporta ninguna incidencia.

Así, el siguiente paso para diferenciarse pasa por ofrecer al cliente un producto final llave en mano; construir el producto a la medida de sus requisitos y asegurar su disponibilidad en tiempo y forma.

En un entorno volátil, donde la esperanza de vida de las empresas se ha reducido de 60 a 20 años, las enseñanzas de Sun Tzu, plasmadas en su libro “El arte de la guerra”, cobran más valor que nunca.

El general chino dedica aforismo tras aforismo a recalcar la importancia de la planificación: “la victoria completa se produce, en cada caso, cuando el enemigo es vencido por el empleo de la estrategia”, “la estrategia sin tácticas es el camino más lento hacia la victoria y las tácticas sin estrategia son el sonido que precede a la derrota”, “las personas deberían estar familiarizadas con la estrategia, aquellos que la entienden sobrevivirán, aquellos que no perecerán”, entre otros muchos ejemplos.

En este sentido, la apuesta por la orquestación de los servicios por parte del área que nos ocupa, acompañando al negocio y participando en cualquier proceso de design thinking, puede suponer una gran diferencia. Implica construir la estrategia desde los cimientos, es decir, desde la infraestructura.

 

El pasado y el futuro de los servicios gestionados

Hasta la fecha, el trabajo de los equipos de gestión de infraestructuras se basaba en mantener los servicios y en dar capacidad a nuevos desarrollos que soportaran aquello que definían las áreas de negocio. La labor consistía en aportar valor sobre el diseño tan solo en la primera fase (la construcción).

Tras esto, se pasó a hacer trabajos proactivos, consiguiendo que no hubiera incidencias y que los entornos de producción no se cayeran, lo que propició la constitución de los servicios como commodities.

La siguiente fase, en la que se trata de asegurar unos niveles de funcionamiento (service level agreement), se caracteriza por la capacidad de medir todo lo que ocurre.

Lo más importante en esta etapa no es solo montar una infraestructura de estas características, sino poder usarla de manera flexible en función de la demanda.

En este sentido, cabe mencionar que se está acelerando la migración de los sistemas heredados locales hacia la nube pública y privada. El 33% de la parte crítica de las empresas se moverá a un cloud híbrido en 2018. Según nuestras previsiones, la inversión vinculada al legacy se situará por debajo del 50% en 2020 (actualmente ronda el 80%).

Pero los clientes no dejarán de demandar mejoras en el time to market, reducción de costes y flexibilidad, por lo que es previsible que el área de gestión de servicios pase a ser un actor principal en cualquier proceso de diseño y no solo en la primera etapa.

En cualquier caso, ya se han dado los primeros pasos en esta dirección.

 







¿Te gustaría recibir nuestros próximos artículos?